15
Oct 2012

De: Maryam
Enviado el: sábado, 13 de octubre de 2012 21:23
Para: info@haciendadelalamo.es
CC: Darling
Asunto: Simplemente GRACIAS

Qué podemos decir de la Hacienda del Álamo cuando todo lo que se nos ocurre se queda corto.

Desde el primer momento en el que llegamos a visitar la finca, el trato recibido fue excelente, Eva no pudo ser más agradable y estar más preparada para contarnos todo con el mayor detalle. La diferencia con las demás localizaciones se hizo patente enseguida. Recorrimos la finca de principio a fin con las explicaciones de cómo podíamos organizar todos los momentos de la celebración, y todo esto acompañado de un entorno precioso.

El trato con el resto del equipo no fue menos acertado, con una excelente acogida  y una comunición fluidísima a la hora de preparar las listas de invitados, detalles de mantelería, degustación, etc, por parte de María. Gracias María, por no dejarme ni una llamada perdida y ni un mail sin responder, gracias por haber estado siempre ahí.

Todo nos lo han dado casi hecho, para que no tuvíeramos que preocuparnos de nada.

El día de la celebración, todo fue rodado. El cocktail fue aclamado por todos nuestros invitados, tanto por el  buen hacer de los camareros como por la calidad de la comida, con su gran presentación y sabor.

Las láminas de bacalao y langostinos resultaron exquisitas. La carne estaba en su punto y sabrosa. Lo dificil de preparar solimillo para 150 personas parece no ir con el Alabardero Catering, ya que los más criticos comensales salieron relamiéndose del banquete.

Ya en la barra libre todo seguía su rumbo natural, camaremos muy profesionales y dj atento a cualquier detalle. Un par de amigos me dijeron que al ir a pedir la segunda copa el camamero le miró, y sin decir nada les puso las copas que iban a pedir, ¡eso es un camarero como Dios manda!.

Os agradecemos de corazón lo fácil que nos lo habéis puesto y nos acordaremos toda nuestra vida de todo lo que disfrutamos en nuestra boda. Nos gustaría dar las gracias también a Miguel, el amigo de los vinos, que nos ayudó a decidirnos por lo mejor y más apropiado. Y por supuesto, al otro Miguel, que no dejó escapar ni un sólo detalle atendiendo a nuestra mesa con mimo y cariño en todo momento.

Muchos besos para todo el equipo.

(Estando contigo, contigo, contigo de pronto me siento feliz….. )

Maryam y Raúl

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


3 − = dos